¡Bienvenid@! En nuestro sitio web encontrarás toda la información que necesitas sobre el aceite de palma y por qué no debes consumirlo en ninguna de sus formas. Si has llegado hasta aquí seguro alguna vez te has preguntado al menos una de estas cuestiones que aquí te exponemos: ¿Qué es el aceite de palma?, ¿de dónde proviene?, ¿qué relación existe entre el aceite de palma y el impacto medioambiental?, ¿por qué se produce y usa tanto el aceite de palma? ¿es cierto que es dañino para la salud?, y si es así, ¿por qué nos la encontramos entre los ingredientes de muchos alimentos que compramos a diario?, en ese caso, ¿no debería estar prohibida su venta?

Entendemos tu preocupación y tienes motivos para estar alerta, pero no te preocupes, en esta página encontrarás además de las respuestas a estas preguntas, todo lo que necesitas saber en cuanto al aceite de palma y por supuesto, te informaremos de los productos que lo contienen, pero sobre todo, de los que no.

¿Qué es el aceite de palma?

Palma y el medio ambiente
La producción del aceite de palma perjudica gravemente a comunidades de animales humanos y no humanos

El aceite de palma es un aceite vegetal muy rico en grasas saturadas (un 50% aproximadamente). Algunas grasas saturadas son un factor clave en el aumento de los niveles de colesterol, que viene a ser la causa de la obstrucción de las arterias y consecuentes graves problemas de salud. El aceite de palma es un ingrediente más que puedes encontrar fácilmente en innumerables productos alimenticios y también en muchos otros, como en la mayoría de productos cosméticos, ya que con este aceite se elaboran multitud de ellos: cremas, pasta de dientes, jabones e incluso está presente en la fabricación de velas y el biodiesel.

¿De dónde proviene?

El aceite de palma procede del fruto de la palma africana o aceitera, originalmente conocido como Elaeis guineensis. Se produce sobre todo en Malasia, Indonesia y algunos países de América Latina, como por ejemplo en Colombia.

¿A qué proceso se somete?

El tratamiento que se le da al aceite de palma es un factor más a tener en cuenta ya que debido a su característico color rojizo, olor y sabor es sometido a altas temperaturas excediendo de los 200 ºC para eliminar estos rasgos naturales. Esto no es todo, el informe publicado por la EFSA comunica que el proceso de refinado produce que se liberen sustancias cancerígenas que podrían incluso alterar el ADN, entendemos entonces en términos científicos que el procesamiento por el que pasa el aceite de palma es de carácter genotóxico y carcinógeno, ya que una vez metalizados estos compuestos se transformarían en glicidol, una sustancia contaminante para el organismo.

¿Por qué se produce en tan grandes cantidades?

A principio del siglo XX se cultivó intensivamente en el suroeste asiático, pero existen además grandes plantaciones en América del Sur. Los motivos de que exista tanto interés en la producción de este aceite son simples; por su abundancia y bajo coste. Para que te hagas una idea, una tonelada de aceite de oliva cuesta 3.500€, la misma cantidad de aceite de girasol unos 900€ y en el caso del aceite de palma sólo unos 650€.

Alimentos con aceite de palma

Recolección de fruta de la palma
Recolección de fruta de la palma

Seguro que ya lo sabes, el aceite de palma está presente en la gran mayoría de productos procesados que pueblan las estanterías de los comercios. A continuación resolvemos algunas de las preguntas más obvias respecto a este tema, pero ya te adelanto que la mayoría de respuestas no son buenas noticias…

¿Qué propiedades tiene el aceite de palma?

Hay motivos más que suficientes para entender por qué es tan usado. Además de ser este el más económico que existe, su principal característica es su gran versatilidad. El aceite de palma es muy querido por su temperatura de fusión ya que a temperatura ambiente su estado es sólido, manteniendo la forma del producto pero sin perder esa textura suave y sedosa que le caracteriza, por ello es muy utilizado en confitería para la elaboración de bombones y como ingrediente en las coberturas de chocolate. Alimentos que mantienen su forma y al ser saboreados se funden en el paladar provocando esa sensación tan agradable que todos en alguna ocasión hemos experimentado antes incluso de saber de su existencia. Pues bien, eso que tanto nos gusta, ese tacto suave se lo da la presencia del aceite de palma. Por supuesto, el aceite de palma no es el único que posee estas características,  existen sustitutos del aceite de palma con las mismas propiedades, la manteca de coco y el aceite de soja son dos ejemplos claros de ellos, pero estos no resultan tan económicos como el primero.

La conclusión es la siguiente: el aceite de palma además de ser el más barato, posee una textura agradable al gusto, permite que los productos no se deformen a temperatura ambiente y por su fuera poco, es uno de los aceites que menos se oxidan por lo que su presencia posibilita una mayor conservación de los productos dónde se encuentra.

¿Qué empresas conocidas lo usan en sus productos?

Miles de personas compran productos alimenticios de empresas y marcas muy populares sin ser conscientes del peligro de salud al que se exponen al consumir sus productos. Entre las empresas más populares que utilizan el aceite de palma algunas de las más conocidas son: Nestlé, McDonalds, Kellogg’s, Starbucks, Ferrero, Burger King, Unilever, etc. Además de algunas cadenas y establecimientos donde se utiliza este mismo aceite para aderezar algunos de sus platos y como medio para cocinar sus frituras.
¿Quieres saber qué productos contienen aceite de palma? Tenemos este artículo disponible para tí: asdfasdf

¿Por qué se integró en productos alimenticios?

En la década del 2000 los fabricantes comenzaron a retirar del mercado productos que contenían grasa animal a causa de conocer que su consumo resultaba ser nocivo para la salud, por lo que se vió la necesidad de sustituir estas grasas por las grasas hidrogenadas y más tarde por el aceite de palma, según aclara Rafael Garcés, investigador de la Grasa del CSIC en Sevilla (España).
La intención era utilizar el aceite de palma como sustituto de las grasas trans o grasas hidrogenadas, de las cuales se habían demostrado ya su efecto perjudicial. Pero tras varios estudios se comprueba que el aceite de palma no sería distinto a los anteriores, convirtiéndose este en la actualidad en uno de los componentes más usados junto al azúcar, otro potente elemento perjudicial.

El aceite de palma y la salud

Fruto del aceite de palma
El fruto de la palma es ligeramente rojo

¿Es cierto que es perjudicial para nuestro organismo?

Cada vez se conocen más cantidad de pruebas que lo confirman. Existen intereses medioambientales, sociales y políticos para continuar produciendo aceite de palma a pesar de los resultados negativos ya comprobados que este ocasiona.

Innumerables estudios realizados a lo largo del tiempo han demostrado con creces que el aceite de palma es muy dañino para nuestra salud.

Ya en el año 2009 un estudio llevado a cabo por el Departamento de Agricultura de EEUU confirmó que el aceite de palma provocaba una subida del colesterol malo (conocido como LDL) y una disminución del colesterol bueno (HDL), por lo que aumentaba peligrosamente el riesgo de padecer enfermedades derivados de este desequilibrio. Entre ellas enfermedades cardiovasculares y la aparición, entre otros, de algunos tipos de cáncer, exactamente lo mismo que ocurría al consumir grasas hidrogenadas.

Estudios científicos descubrieron que un kilo de este aceite producía 68 muertes por cada 100 mil ciudadanos. Sin embargo en otros contextos donde el nivel de vida era mejor, esta cifra era el equivalente a 17 muertes aproximadamente.

¿Es cancerígeno?

Podemos decir que hay una relación directa comprobada en diversos estudios científicos sobre el consumo del aceite de palma y la aparición de cáncer.

El aceite de palma está compuesto principalmente por el ácido palmítico, que es un ácido graso saturado, a mayor saturación mayor densidad poseen.

El estudio llevado a cabo por el IRB Barcelona demostró la presencia de una proteína (CD36) situada en la membrana de células tumorales. Esta proteína se encarga de incorporar en el interior de la célula los lípidos pertenecientes al aceite de palma.

De esta forma comprobaron que debido a esta proteína existía una relación clara entre el proceso de metabolización de las grasas y la consecuente metástasis de la célula observada. Como conclusión determinaron que el incremento exponencial del consumo de azúcares y grasas en la población provocaba paralelamente un aumento en la aparición de la metástasis y el cáncer.

Es este uno de los casos claros de evidencia y conocidos en el que después de que la Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos (EFSA) pusiera en conocimiento público la existencia de un estudio en el que se relaciona el aceite de palma con el cáncer, la empresa Barilla, el mayor fabricante de panadería y confitería se vió en la obligación de retirar el aceite de palma, el cual utilizaba en el proceso de producción.  Por supuesto, además de la empresa Barilla, muchos supermercados también retiraron la crema de cacao Nutella por la misma causa.

¿Entonces todas las grasas saturadas son malas?

No, no todas son malas. Investigaciones recientes demuestran que no todas las grasas saturadas son iguales, existen datos de peso que aseguran que no todos los alimentos que contienen grasas saturadas son malos, también los hay buenos. Existe una diferencia estructural, parece ser que los alimentos que están compuestos de ácidos grasos formados por cadenas largas e impares de carbonos son beneficiosos frente a aquellos que poseen ácidos grasos de cadenas cortas y pares de carbonos, los que por el contrario han demostrado ser perjudiciales.

Se conoce por tanto que una de las peores grasas saturadas es el ácido palmítico, un ácido que posee cadena de carbonos de longitud corta, de 16 átomos y además es par. No hay duda de que el aceite de palma está presente en la aparición de disfunciones metabólicas.

Fruto de la palma en el bosque
El fruto de la palma africana es ligeramente rojo

¿Qué consecuencias tiene su producción en el medio ambiente?

La relación que existe entre el aceite de palma y el impacto medioambiental es directa ya que el cultivo del aceite de palma está provocando la quema de grandes hectáreas de selva y con ella poniendo en riesgo una gran variedad de especies animales y plantas hasta el punto de causar su posible extinción. Y por si esto fuera poco, con el aumento de su producción las comunidades indígenas que viven allí se ven obligadas a dejar sus tierras, por lo que muchos habitantes se ven arrastrados por las circunstancias a trabajar en su cultivo convirtiéndose en víctimas de desigualdad y cayendo en situaciones de semiesclavitud. Pero eso sí, verás como en muchos medios se expresa que proporciona trabajo a cientos de miles de personas para bajo este argumento encubrir esta terrible realidad.

¿No debería estar prohibida su venta?

Viendo la gran cantidad de estudios que confirman su relación directa con el cáncer y otras enfermedades graves. La respuesta es sí, debería estar prohibida. De hecho el Reglamento Europeo 1169/2011 en relación a la información alimentaria que debería facilitarse al consumidor entró en vigor en el año 2014 del mes de diciembre. Sin embargo, cabe decir que muchos fabricantes y distribuidores de alimentos no la cumplen al evitar mencionar estos ingredientes en el etiquetado de sus productos. Y lo que es aún peor, existen modos de nombrarlos utilizando términos claves que despistan y camuflan su presencia, por ejemplo, en lugar de utilizar la palabra “aceite de palma” también podemos encontrarnos en el etiquetado los siguientes nombres; grasa vegetal hidrogenada, o grasa vegetal fraccionada, palmoleina, oleina de palma, manteca de palma, estearina de palma o utilizándose el nombre científico de la planta Elaeis Guineensis, por lo que está claro que se aprovechan del desconocimiento de los clientes para sacar partido de esta situación y poner en peligro su salud con su consumo.
Debemos y tenemos la necesidad de confiar en las empresas alimentarias pues son las que nos proporcionan los productos que compramos y son con ellos con los que damos de comer a nuestras familias, sin embargo, estas mismas empresas puede que nos estén engañando, que nos estén envenenando haciendo uso de términos que pasan desapercibidos por nuestro desconocimiento.
Las cuestiones son: ¿qué se nos está pasando por alto?, ¿cómo de seguro es lo que nos venden?, ¿debe caer sobre nosotros la responsabilidad de informarnos de todos y cada uno de los términos que se usan para camuflar ciertas sustancias nocivas?

¿Qué piensas tú?